Llegan a Canadá cientos de jornaleros mexicanos
Fecha Saturday, 11 March a las 01:00:00
Tema Internacional


*Laborarán en cultivos de uva, tabaco, frutas, flores y vegetales.

* En migración temporal, se desempeñarán en dos mil granjas.

* Alcanzó la cifra más alta de cinco mil, en 1994.

* “Como México no hay dos”, coinciden Rafael, Armando, Antonio y Enrique.

*Se ubican principalmente en Québec, Alberta, Columbia Británica y Ontario.

 

Carta Mesoamericana / Redacción

Ontario, Canadá



Cientos de trabajadores agrícolas temporales mexicanos comenzaron a llegar a Canadá para laborar en cerca de dos mil granjas en los cultivos de uva, tabaco, frutas, flores y vegetales.

Esta migración temporal y ordenada comenzó en 1974, bajo el Programa de Trabajadores Agrícolas Temporales México-Canadá (PTAT), con solo 203 trabajadores, cifra que se triplicó en diez años y que alcanzó los casi cinco mil en 1994, lo que también se duplicó una década después (10 mil 708), según cifras oficiales.

En 2016, llegaron a Canadá 23 mil 893 jornaleros (44 por ciento más que hace cinco años) procedentes de casi todos los Estados de México, para laborar en este país por temporadas que van de los tres a los ocho meses.

Rafael Serrano, originario de Guerrero, lleva una década viniendo a trabajar a Canadá en el cultivo de uva en granjas de Niagara Lake. En los próximos seis meses, este mexicano laborará un promedio de 60 horas semanales, con un pago de 11.40 dólares la hora (172.29 pesos).

Serrano consideró que su experiencia ha sido buena: “Con trabajo, casa y buen trato no he tenido ningún problema, aunque a veces la calefacción no funciona en la casa y hace mucho frío en invierno”.

“Cuando venimos a Canadá estamos medio tristes, pero con muchas ganas de trabajar y cuando nos vamos lo hacemos muy contentos”, añadió.

Sobre si ha pensado quedarse en Canadá, Rafael Serrano respondió de inmediato que no. “Soy mexicano, a mí mi patria me gusta y mi familia es primero, y como México no hay dos”, coincide en decir, como otros de sus compañeros de viaje.

Desde hace 26 años, Armando Díaz López, de 58 años y padre de dos hijos, deja su natal Oaxaca para venir a trabajar a Canadá. “La necesidad nos obliga a venir para brindarle una vida mejor a la familia, estamos lejos; pero ha habido beneficio para vivienda y estudio”, sostuvo.

Armando ha trabajado en cultivos de tomate, pepino, manzana y fresa. Labora entre ocho y 10 horas diarias, dependiendo del trabajo y del clima, y a veces labora los domingos. Recibe 11.43 dólares por hora.

“Lo difícil es trabajar en la misma posición muchas horas, aunque ya con experiencia se cansa uno menos”, dijo el jornalero, quien consideró que el trato de los patrones ha sido bueno, aunque aclaró que “debe uno darse a respetar para que lo respeten”.

Durante los meses que vive en Canadá no deja de extrañar la cultura y costumbres mexicanas, a pesar de que ahora es más fácil encontrar tortillas y chiles, pues alrededor de estas granjas pobladas de mexicanos se han instalado tiendas que venden estos productos.

A fines de febrero llegaron dos vuelos de Air Canada y de Aeroméxico con cerca de cien trabajadores, quienes fueron recibidos por trabajadores de la oficina Foreign Agricultural Resource Management Services (FARMS) y ubicados en diferentes autobuses con destino a sus granjas.

Antonio Carrillo, de Michoacán y quien lleva diez años en el PTAT, comentó que viene a trabajar en el cultivo de uva para vino en la región de Virgil, cerca de Niágara.

Entre las ventajas de este programa señaló la pensión de paternidad, aunque consideró que sería bueno conocer que otras prestaciones tienen.

El PTAT prevé que al llegar a la edad de retiro, los jornaleros tendrán una pensión de por vida, por lo que cada mes les descuentan una comisión.

Enrique Vallejo, de Querétaro, lleva seis temporadas laborando en el cultivo de la uva y viene por siete meses, y al referirse a los connacionales que están viviendo una situación azarosa en Estados Unidos, dijo que mientras “ellos están indocumentados, nosotros estamos regulares y contamos con prestaciones”.

“Venimos a comer, dormir y trabajar”, afirmó este joven trabajador, quien manifestó que le gusta Canadá, pero no se quedaría a vivir aquí: “Me gusta ir y venir porque tengo la libertad de regresar a ver a mi familia en México”.

La mayoría de los trabajadores agrícolas temporales labora principalmente en granjas de Ontario, Columbia Británica, Québec y Alberta, y desde hace varios años se incorporaron mujeres mexicanas, quienes representan menos del cinco por ciento de los jornaleros.







Este artículo proviene de Carta Mesoamericana
http://cartamesoamericana.com

La dirección de esta noticia es:
http://cartamesoamericana.com/modules.php?name=News&file=article&sid=980