La Clínica del Pueblo
Fecha Thursday, 05 November a las 00:05:00
Tema Salud


* La historia de Paula Vázquez tuvo final feliz.
* Una mexicana aprovechó bien el seguro local.
* Sintió la interrupción del sueño americano.



Redacción / Carta Mesoamericana
Washington, D.C.



Cuando Paula Vázquez decidió emigrar a Estados Unidos en 2003 para escapar de la violencia en su matrimonio en Puebla, no imaginó que en los siguientes seis años enfrentaría una crisis de salud que interrumpiría su sueño americano.

Con tres hijos y un hermano en Washington, Vázquez cruzó el desierto como indocumentada con la ilusión de ayudar a sus hijos; pero, a una semana del reencuentro con su familia, un examen médico le detectó cáncer de seno avanzado.

"Fue en los primeros días, ahí empezó mi derrota", comenta Vázquez, de 57 años, y quien, antes de casarse, en 1973, ejerció como profesora de primaria.

Con una semana en el país, Vázquez fue llevada por su hermano al centro de salud comunitario La Clínica del Pueblo.

A diferencia de lo que sucede en cualquier otro estado, Vázquez tuvo la fortuna de haber llegado a residir al Distrito de Columbia, que desde 2001 creó un seguro de salud disponible para cualquier persona de bajos recursos que resida en la ciudad.

"Es un muy buen seguro. Miren en la oficina, acérquense a La Clínica del Pueblo, pero acérquense porque a muchos les da miedo", dice Vázquez, refiriéndose a otros inmigrantes indocumentados sobre el seguro conocido como Alianza de la Salud.

Gracias al seguro, a La Clínica del Pueblo y a otros hospitales, Vázquez tuvo una operación para remover el tumor, medicinas y tratamientos sin ningún costo para ella, además de otras intervenciones por una rodilla rota.






Este artículo proviene de Carta Mesoamericana
http://cartamesoamericana.com

La dirección de esta noticia es:
http://cartamesoamericana.com/modules.php?name=News&file=article&sid=542