Carta Mesoamericana
Secciones Acceso a tu cuenta Publicidad

Imagen del día

Antes del arribo de Donald Trump y su corte de millonarios al gobierno de Estados Unidos, por primera vez en cuatro décadas, la marea migratoria tuvo un notorio descenso que podría comenzar a mostrar una nueva tendencia, según un estudio hecho por el Pew Hispanic Center (PHC), integrado por un notable grupo de científicos sociales de Washington que estudia los movimientos migratorios.

“En concreto, el flujo neto de migrantes entre México y Estados Unidos se ha reducido a cero por primera vez en el lapso antes mencionado. El cambio de tendencia supone el estancamiento de la oleada migratoria más importante en la historia estadounidense”, refiere PHC, contrariando así las expresiones oficiales, con alto contenido xenófobo y racista.




Menú
· Inicio
· Ayuda
· Blogs
· Búsqueda
· Cartas al editor
· Chat
· Contactos
· Contador
· Contenidos
· Descargas y pods
· Encuestas
· Enlaces
· Envíar una Noticia
· Galería
· Multimedia
· Noticias más leídas
· Noticias por mes
· Portatil
· publicidad
· Recomendarnos
· Secciones
· Tu cuenta
· videoconferencia

Encuesta
La derrota demócrata cancelará la reforma migratoria

Si
No
No se



Resultados
Encuestas

votos 418

Noticia destacada
Hoy aún no hay una Gran Historia.

Medio Ambiente


Enlace especial

Publicidad

Síntesis periodística


Carta Mesoamericana

Opinión


Especiales de Ecología

Observatorio

   

Astl.tv

  
El narcotráfico obliga a migrar a los hondureños
Enviado el Thursday, 25 September a las 20:41:35
Tópico: Centroamérica y Caribe

*La delincuencia mexicana penetra en la nación centroamericana.

*Miles de personas prefieren arriesgarse y sufrir el viaje a Estados Unidos.

*No desean quedarse en Honduras a padecer la violencia desatada por los cárteles.

 

Redacción / Carta Mesoamericana

Ciudad de México



Cuando los migrantes centroamericanos llegan a Estados Unidos tras cruzar México, el relato parece un cuento de horror, pero parece menor comparado con la diaria realidad de pobreza y violencia en Centroamérica, reseña el semanario canadiense McLean’s.

 

Para McLean’s y otros medios internacionales, la situación es particularmente difícil en Honduras, un país que algunos consideran casi como un Estado fallido y que su gobierno trata de enderezar frente a circunstancias por demás complicadas.

 

Cuando la policía hondureña detuvo a Arnaldo Urbina Soto, acusado de almacenamiento de armas y lavado de dinero, puso de relieve lo que se considera como una creciente penetración de la delincuencia organizada en las instituciones de Honduras.

 

Urbina era alcalde del municipio de Yoro, ubicado en el departamento del mismo nombre del norte del país, cerca de las costas del Mar Caribe y de los Puertos de Cortés y de La Ceiba, las principales salidas marinas de Honduras.

 

“La idea de que un alcalde dirigiera su propia red criminal indica la profundidad a la que el crimen organizado ha penetrado las instituciones hondureñas”, comentó el grupo InsightCrime, dedicado al estudio de las actividades criminales en América Latina.

 

Pero ese arresto, prominente como fue, no parece sino la proverbial “punta del iceberg”. De hecho, Marlon Pascua, ministro de Defensa hondureño desde 2009, se refirió al país como “narco-almacén”.

 

Estados Unidos considera a Honduras como un muy importante punto de paso para las drogas.

“Se cree que la fuerza policial de Honduras, en particular, está fuertemente vinculada a la actividad criminal y, al parecer, la élite política del país ha ayudado a facilitar las actividades de poderosos grupos de narcotraficantes”, aseveró InsightCrime.

 

Esos grupos son, en concreto, los cárteles mexicanos del narcotráfico. Honduras se ha convertido en uno de los principales puntos de paso para la cocaína de Sudamérica y, por tanto, en un punto de operación para los cárteles.

 

Ya en 2009 el entonces “zar” antidrogas, Julián Arístides González, advertía que Honduras se encontraba entre las redes del narcotráfico al sur y las ricas y violentas mafias del norte: “casi todas las organizaciones mexicanas se reparten el territorio. Y cuando se encuentran, pelean por él”, dijo al periodista Ioan Grillo.

 

Asesinado el 8 de diciembre de 2009, González relató cómo los cárteles mexicanos subcontrataban a pandillas hondureñas para mover su mercancía, adquirieron propiedades para usarlas como bases de operación y negocios para lavar dinero.

 

Y en 2013, Lesly Portillo, viuda del asesinado González, apareció en un programa de televisión para denunciar que “fueron los policías los que asesinaron a mi esposo”.

 

Se agravó con el golpe de Estado

 

El año 2009 es considerado como un parteaguas, toda vez que fue cuando un golpe de Estado derrocó al presidente Manuel Zelaya por tratar de alterar la Constitución para prolongar su mandato. El hecho creó una crisis política.

 

También fue el año en que la actividad de los cárteles sacudió a los hondureños. Las Fuerzas Armadas se alejaron del cuidado del orden público para concentrarse en el problema político.

Y hoy, consignó la revista McLean’s, “las escuelas literalmente se están vaciando”. La revista citó a Héctor Urbina, un director de escuela en Olancho, que ha visto disminuir su número de estudiantes a 200 en 2013 y a 143 este año. Los padres se llevan a los niños para mejorar sus posibilidades de aceptación.

 

El problema, sin embargo, antecede a la crisis, y en 2010, un reporte de Freedom House consignaba que “desde 2006 Honduras entró en territorio peligroso debido a la ineficiencia política y su incapacidad para mantener instituciones democráticas”.

 

De acuerdo con ese texto, “la gobernabilidad ha sido afectada por presiones de intereses de negocios, élites políticas, los militares” y factores de poder tradicionales.

 

Pero precisó también: “el poder desestabilizador del crimen transnacional y la extendida violencia envuelven ahora al país: asesinatos, extorsión y secuestros se han tornado problemas de diario. Más aún, un ineficiente y corrupto sistema judicial pone a Honduras en una ruta de mayor inseguridad para crear mayores niveles de impunidad...”.

 

De acuerdo con Isaac Santos Aguilar, titular de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico (DLCN), los actos de alta violencia siempre están relacionados con el tema de narcotráfico y el consumo de drogas.

 

El funcionario dijo al diario El Heraldo de San Pedro Sula que se han detectado a “personas extranjeras, mexicanas”, que trabajan en la zona norte del país con identidades hondureñas y nombres falsos. Hay también colombianos y guatemaltecos. “La zona norte del país es donde están operando los cárteles internacionales del trasiego de droga”, enfatizó.

 

Una de las principales figuras en el transporte de drogas a través de Centroamérica, José Natividad Luna Pereira, alias Chepe Luna, uno de los fundadores de la organización salvadoreña Los Perrones de Oriente, fue asesinado cerca de su negocio de transportes en Comayaguela, Honduras.

 

De acuerdo con el periodista salvadoreño Héctor Silva, “su alianza con los estados centroamericanos, el salvadoreño primero y el hondureño después, fue tan eficiente que los operativos fallaban, las cortes botaban casos contra él, las órdenes de captura se perdían y él, tranquilo, sonriente como en la última foto que se le conoció –la que publicó la prensa hondureña tras su enésima captura y liberación–, hacía crecer sus negocios. Y seguía sobornando, abrazándose al poder”.

 

La policía hondureña, dice un reporte del Departamento de Estado nortamericano, en todo caso ha estado involucrada en delitos que van del robo de autos a la ejecución extrajudicial. Y la desconfianza hacia ella sólo compite con la desconfianza hacia el Poder Judicial.

 

“En Honduras es el tráfico de drogas lo que genera violencia, la violencia genera migración, la violencia reduce las oportunidades y a su vez golpea la economía, por consiguiente, hay migración”, dijo hace unos días el nuevo presidente, Juan Orlando Hernández, a la emisora Voz de América.

 

El mandatario, que asumió la Presidencia a principios de año, tiene frente así una difícil tarea, advirtió la organización Transparencia Internacional: “Honduras es uno de los países más pobres y más atribulados en América.

 

“No sólo tiene una de las más altas tasas de criminalidad y asesinatos en el mundo, sino una de las más bajas calificaciones de la región en la percepción de corrupción de Transparencia Internacional y en el Índice de Desarrollo Humano”.

 

De acuerdo con el Reporte sobre Competitividad Global del Foro  Mundial Económico para 2012 y 2013, “el crimen, la corrupción y la ineficiente burocracia son los principales factores de problema para negocios”.

 

Para dar una idea del impacto, el propio Juan Orlando Hernández afirma que hasta 70% de los niños hondureños que se han dirigido a Estados Unidos el último año son originarios de regiones donde opera el narco.

 

Si para el país la cifra de crímenes era de 84 por cada cien mil habitantes en 2013, para la región de San Pedro Sula, cerca de Yoro y a un lado de la frontera con Guatemala, era de más de 100 por cada cien mil, un número que sólo se da en estados en guerra –y a veces ni en ellos–.

 

Según estimaciones de la ONU, en 2010 había unos 36 mil pandilleros, pertenecientes en especial a la Mara Salvatrucha y Barrio 18, que se disputan el territorio y tienen vínculos con sus similares en El Salvador, Guatemala, México, Estados Unidos y aún más allá. En contraste, las Fuerzas Armadas Hondureñas tienen unos 12 mil hombres.

 

“Estos grupos ejercen control sobre los principales centros urbanos de los países, extorsionando a la población y limitando su movimiento, reclutando niños y enfrentándose tanto entre sí como con las fuerzas de seguridad”, apuntó InsightCrime, que citó varios análisis distintos, incluso uno del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

 

Peor aún, las pandillas comienzan a utilizar mejores métodos de organización y armas de uso militar. Recientemente, denuncias en San Salvador consignaron intentos de infiltración en el ejército y la policía.

 

Al margen de informes oficiales y de que Honduras sea considerado uno de los países más pobres del continente, y sin duda el más violento, ya hace años se señala que una parte de la élite política ha, por lo menos, ayudado a facilitar las actividades de grupos de narcotraficantes.

 

Las versiones circulantes en ese país han hablado de jefes políticos convertidos en “capos” de “mini-cárteles” de protección ubicados en cada uno de los departamentos hondureños que son parte de las rutas del narcotráfico, desde los puntos de desembarco en la selva misquita, en la costa-frontera con Nicaragua, y luego hacia Guatemala y El Salvador por rutas de la carretera panamericana.

 

Y los dineros del narcotráfico, dicen algunos, han llegado incluso a las campañas presidenciales de Honduras.

 

En ese marco, el que Luis Arnaldo Urbina Soto se pusiera al frente de una organización como ésa, parece una estrategia errónea, si no peligrosa, para un político con un alto perfil público. Pero puede ser también que hasta sea un indicio de la impunidad de que disfrutan, o creen disfrutar, los funcionarios hondureños.

 

Pero también del tamaño del problema. Se calcula, por ejemplo, que Honduras es el punto de paso para entre 130 toneladas y 300 toneladas anuales de cocaína. De creer estimaciones  Washington, 80 por ciento de los vuelos de narcotráfico de Sudamérica a EU pasan por este país.

El presidente Hernández señaló que su país necesita de la asistencia estadunidense, en la forma tal vez similar a la Iniciativa Mérida o el Plan Colombia, pero con un añadido de guerra contra la pobreza.

 

Sea lo que sea, es tan malo que hace que los riesgos que enfrentan los migrantes parezcan pequeños, aunque incluyan muerte, mutilación, robo y violaciones.


 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Centroamérica y Caribe
· Noticias de cartamesoamericana


Noticia más leída sobre Centroamérica y Caribe:
Alerta en Oaxaca por el secuestro de migrantes centroamericanas


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Carta Mesoamericana, Tu portal sin fronteras info@cartamesoamericana.com
Puedes sindicar nuestras noticias usando los archivos backend.php o ultramode.txt

Página Generada en: 0.07 Segundos