Carta Mesoamericana
Secciones Acceso a tu cuenta Publicidad

Imagen del día

Antes del arribo de Donald Trump y su corte de millonarios al gobierno de Estados Unidos, por primera vez en cuatro décadas, la marea migratoria tuvo un notorio descenso que podría comenzar a mostrar una nueva tendencia, según un estudio hecho por el Pew Hispanic Center (PHC), integrado por un notable grupo de científicos sociales de Washington que estudia los movimientos migratorios.

“En concreto, el flujo neto de migrantes entre México y Estados Unidos se ha reducido a cero por primera vez en el lapso antes mencionado. El cambio de tendencia supone el estancamiento de la oleada migratoria más importante en la historia estadounidense”, refiere PHC, contrariando así las expresiones oficiales, con alto contenido xenófobo y racista.




Menú
· Inicio
· Ayuda
· Blogs
· Búsqueda
· Cartas al editor
· Chat
· Contactos
· Contador
· Contenidos
· Descargas y pods
· Encuestas
· Enlaces
· Envíar una Noticia
· Galería
· Multimedia
· Noticias más leídas
· Noticias por mes
· Portatil
· publicidad
· Recomendarnos
· Secciones
· Tu cuenta
· videoconferencia

Encuesta
La derrota demócrata cancelará la reforma migratoria

Si
No
No se



Resultados
Encuestas

votos 418

Noticia destacada
Hoy aún no hay una Gran Historia.

Medio Ambiente


Enlace especial

Publicidad

Síntesis periodística


Carta Mesoamericana

Opinión


Especiales de Ecología

Observatorio

   

Astl.tv

  
La batalla de El Álamo según Paco Ignacio Taibo II
Enviado el Wednesday, 01 February a las 00:00:00
Tópico: Cultura
* “El corazón de Estados Unidos es una mentira”.
* Es una historia no apta para Hollywood.
* Aborda la invención del heroísmo desde la derrota estadounidense.
* Para los mexicanos es importante revisar el doble heroísmo de los vecinos.



Redacción / Carta Mesoamericana
Ciudad de México



Escribió toda la noche, durmió a las cinco de la mañana y cuando lo despertaron, a las diez, se puso a tomar jugo de cerezas, a fumar sus cigarros Cohiba uno tras otro, y se enardeció diciendo lo que había significado trabajar en su más reciente libro, El Álamo. Una historia no apta para Hollywood (México, Editorial Planeta, 2011).


"Salí diciendo 'Chinguen a su madre Santa Anna y los nuevos santaanistas que hoy están en el poder, me voy a otra época, en donde encuentre a mexicanos que me llenen de orgullo', y ya los encontré".


Lo que molestó a Paco Ignacio Taibo II fue la Batalla del Álamo del 6 de marzo de 1836, durante la guerra de independencia de Texas, que acabó con la masacre de 200 independentistas, en su mayoría estadounidenses (Texas aún no era de Estados Unidos) por mil 500 soldados mexicanos. "Fue una derrota, pero se volvió el pinche corazón podrido de la retórica imperial".


El trabajo sobre El Álamo duró seis años. Taibo II investigaba sobre Pancho Villa y en las bibliotecas estadounidenses encontró muchos libros sobre la Batalla del Álamo; luego descubrió que había 28 mil entradas sobre el tema en la librería virtual de Amazon; más tarde contó el número de películas que Hollywood le había dedicado: 26. "Muchas más que sobre el Día D o que sobre Okinawa".


Entonces volvió al lado mexicano. Películas sobre el tema: cero. Libros en Gandhi: tres. Actualmente hay más, pero Taibo II, con sueño, en la mesa de su comedor, dijo que entonces había tres referencias, dos de ellas del autor Antonio Álamo.


Según el sitio de internet del Memorial de El Álamo sin esa batalla no hubiera existido la anexión de Texas ni la expansión de Estados Unidos ni el poder mundial que ahora representa. En 1960, John Wayne, el actor más taquillero en ese momento produjo la película El Álamo, cuya frase final era: "Lucharon para darnos libertad, es todo lo que necesitábamos saber".


Su investigación, lo dice en el subtítulo, no es apta para Hollywood: la batalla duró una hora y no fue heroica, los defensores del Álamo no luchaban por la libertad, sino para que se permitiera la esclavitud que prohibió la Constitución mexicana de 1824, tampoco fue una victoria sino una derrota y los supuestos héroes estadounidenses -James Bowie, William Travis y David Crockett-, no murieron resistiendo sino al primer disparo o pidiendo perdón.


"El corazón perverso de Estados Unidos se asienta en una apabullante derrota y en una cadena de mentiras, pero siempre han necesitado de una retórica mentirosa para justificar sus intervenciones", dijo Taibo II.


Un mes y medio después del Álamo, el 21 de abril de 1836, sucedió la batalla de San Jacinto. Antonio López de Santa Anna fue capturado.


Presentó El Álamo en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara en octubre de 2011 y, desde entonces, ha vendido más 30 mil ejemplares. El autor prepara una gira por el sur de Estados Unidos y la traducción de la obra al inglés y al italiano.


Además, encontró otro tema: la rebelión de los indígenas yaquis por defender sus costumbres y tierras. "Los yaquis me llenan de orgullo, todos los días la emoción me carcome por ver cómo le hago justicia a su dignidad".


Desconocida aquí y muy difundida en Estados Unidos, pero de manera engañosa y hollywoodense, la historia de la batalla en el fuerte El Álamo, defendido por 200 colonos texanos independentistas, masacrados por tropas mexicanas encabezadas por el general Antonio López de Santa Anna.


El libro llevó seis años de investigación y fue comentado en esta 25 edición de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara por el propio Taibo II.


En Estados Unidos, dijo, se difunde de manera prolija la falsa idea de que los defensores del fuerte “lucharon por la libertad”, pero en realidad, recordó, Texas, que pertenecía a México, “quería la esclavitud y la Constitución mexicana la prohibía”.


Añadió que “del lado gringo es el tema, el supertema”. Lo que para los mexicanos es una nota de pie de página chafa en nuestra historia, ya que la guerra de Texas es mejor olvidarla, no la movamos, y la historia oficial la ignora. Lo que para nosotros es ausencia, otro más de los vacíos, para los estadunidenses es el corazón mítico.


“Es el corazón perverso de Estados Unidos, del imperio, el corazón perverso de la Norteamérica imperial, reaganeana y busheana, es el Álamo. Pero, primero, no es una historia norteamericana, sino texana, Texas no era parte de Estados Unidos en ese entonces. Segundo, no es la historia de una victoria, es la historia de una apabullante derrota.”


Taibo II se preguntó: ¿cómo se construye un mito que allá ha producido 80 mil libros? “Por Hollywood, el gran instrumento ideológico de Estados Unidos. El Álamo es la heroicidad, en eso se concentra, en la histórica resistencia de los defensores de El Álamo y la heroica resistencia y grandeza de tres personajes: James Bowie, William Travis y David Crockett”.


Pero el historiador descubrió, por ejemplo, “la verdadera historia de la muerte de Crockett”. Se supone que él cuidaba la empalizada del lado sur y la defendió hasta el último momento, “y cuando se le acabaron las balas, agarró su rifle y se dedicó a masacrar mexicanos a batazos como si fuera beisbolista”.


Sin embargo, la realidad es que en los últimos momentos de la batalla, unos texanos se rindieron y entre ellos estaba Crockett, quien fue fusilado, porque la orden de Santa Anna fue no dejar a ninguno de los combatientes vivo, respetando la existencia de los esclavos negros, las mujeres y los niños.


“Hollywood hace el primer Álamo, el de Disney, con Fess Parker, en una serie televisiva. John Wayne hace El Álamo en plena guerra de Vietnam, y es su aportación al reconocimiento imperial contra los locos que queman banderas estadunidenses, opuestos a esa guerra. Es la película de la ultraderecha republicana. La cinta termina diciendo que no se saben muchas cosas, pero lo importante es que lucharon por la libertad.”


Destacó otro aspecto fundamental: “La independencia de Texas la declaran en una reunión pocos representantes de comunidades texanas, los demás eran aventureros llegados en ese momento de Louisiana, Kentucky, Tennessee.


La independencia la declararon tres texanos y 59 no texanos. Así, se van encontrando un cúmulo de mentiras que obligan a una investigación más rigurosa y detallista para encontrar la verdad.”


Contó que Santa Anna organizó un ejército de unos 6 mil hombres tras enterarse que se levantaron en Texas, y se fueron por tierra desde la ciudad de México. “Se fueron sumando fuerzas, no tenían dinero, avanzaban sin equipo médico, sin calzado para el frío, sin comida, en una marcha que duró meses. Entonces Santa Anna tuvo que hipotecar la aduana de Veracruz y las minas de Zacatecas para financiar la marcha triunfal”.


Taibo II plantea que la historia no sólo es la masacre de El Álamo, justificada o no. “Santa Anna dice que son filibusteros y sí, lo eran, pero decretar degüello me parece absolutamente innecesario”. Después de El Álamo vino “la batalla más tonta del mundo” en San Jacinto, donde lo derrotan y lo capturan.


“Santa Anna, general del Ejército de Operaciones, ha dejado la Presidencia del país en manos de otro, que a su vez se muere y lo deja en manos de un tercero. La Presidencia es para jugar con ella, ésa y como la de ahora.”


Santa Anna ordenó el repliegue en San Antonio, luego el repliegue al río Bravo, “y poco después pacta la entrega de Texas a los independentistas. Tenemos el desastre del lado mexicano, la parte traicionada y entregada por esta coalición de generalotes que no tienen ningún respeto por el ciudadano.


“Del lado texano tenemos esta falacia: una independencia lograda por un grupo de aventureros que, en principio, trata de jalarse a los texanos mexicanos y que en las siguientes semanas, después de San Jacinto, se dedica a quitarles las tierras y a correrlos de Texas. Cuando uno sigue estas historias se encuentra que los niveles de locura e ignominia no tienen límite.”


Criticó a los gobiernos del PRI porque, agregó, han articulado una “historia de bronce” que ha producido “desdén, desinterés profundo, aburrimiento, falta de arraigo, la pérdida de referencias en el pasado, de dónde venimos.


La historia, concluyó, “es identidad, punto de encuentro, reflexión sobre el pasado. Y el país está urgido de recuperar su historia porque, al hacerlo, recuperamos nuestra dignidad, nuestra identidad, sentido del presente y, desde luego, una proposición para el futuro.


“Queremos un México cortado a la imagen y semejanza de Melchor Ocampo, cuando dijo: servir a la patria es una honra y no un botín”.


 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Cultura
· Noticias de cartamesoamericana


Noticia más leída sobre Cultura:
Advertencia sobre pérdida de lenguas indígenas en Veracruz


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 4.5
votos: 2


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Carta Mesoamericana, Tu portal sin fronteras info@cartamesoamericana.com
Puedes sindicar nuestras noticias usando los archivos backend.php o ultramode.txt

Página Generada en: 0.11 Segundos