Carta Mesoamericana
Secciones Acceso a tu cuenta Publicidad

Imagen del día

Antes del arribo de Donald Trump y su corte de millonarios al gobierno de Estados Unidos, por primera vez en cuatro décadas, la marea migratoria tuvo un notorio descenso que podría comenzar a mostrar una nueva tendencia, según un estudio hecho por el Pew Hispanic Center (PHC), integrado por un notable grupo de científicos sociales de Washington que estudia los movimientos migratorios.

“En concreto, el flujo neto de migrantes entre México y Estados Unidos se ha reducido a cero por primera vez en el lapso antes mencionado. El cambio de tendencia supone el estancamiento de la oleada migratoria más importante en la historia estadounidense”, refiere PHC, contrariando así las expresiones oficiales, con alto contenido xenófobo y racista.




Menú
· Inicio
· Ayuda
· Blogs
· Búsqueda
· Cartas al editor
· Chat
· Contactos
· Contador
· Contenidos
· Descargas y pods
· Encuestas
· Enlaces
· Envíar una Noticia
· Galería
· Multimedia
· Noticias más leídas
· Noticias por mes
· Portatil
· publicidad
· Recomendarnos
· Secciones
· Tu cuenta
· videoconferencia

Encuesta
La derrota demócrata cancelará la reforma migratoria

Si
No
No se



Resultados
Encuestas

votos 418

Noticia destacada
Hoy aún no hay una Gran Historia.

Medio Ambiente


Enlace especial

Publicidad

Síntesis periodística


Carta Mesoamericana

Opinión


Especiales de Ecología

Observatorio

   

Astl.tv

  
Preocupa en Hidalgo el retorno de migrantes
Enviado el Friday, 20 January a las 00:00:00
Tópico: Estados
* Para ellos quedó atrás el sueño generado por las remesas.
* Llegan para quedarse en la entidad 20 mil paisanos.
* Se debe, sin duda, a la falta de oportunidades en Estados Unidos.
* Hay cifras oficiales; pero la realidad lo supera todo.


Redacción / Carta Mesoamericana
Cuautepec, Hidalgo




En el empobrecido estado de Hidalgo, especialmente, en el Valle del Mezquital, donde la marginación es extrema y las familias dependen de las remesas, hay preocupación debido a que muchos de los migrantes regresaron a su lugar de origen para quedarse debido al acoso de las leyes de Estados Unidos y a la falta de empleo.


De acuerdo con los datos del Banco de México, de enero a septiembre, Hidalgo recibió 581 mil millones de pesos por remesas.


El regreso de alrededor de 20 mil migrantes hidalguenses implica que se detendrá el desarrollo en sus comunidades y que necesariamente demandarán empleo en la entidad.


En un recorrido por los municipios con alta migración, como Pacula, que se ubica como el segundo lugar a nivel nacional con expulsión de mano de obra a la Unión Americana, dejó de tener en sus calles solamente a mujeres, niños y ancianos.


Ahora son jóvenes y hombres que si bien andan en camionetas de lujo y se nota su estilo "gabacho" esperarán mejores momentos para poder retornar a Estados Unidos y recuperar su estatus y calidad de vida.


En Chapulhuacán, Pisa Flores, Jacala y Zimapán en la sierra gorda del Estado, donde la pobreza es importante, su gente está feliz con el regreso de sus hijos, esposos o hermanos, pero ahora preocupa de qué van a vivir si en su tierra no hay fuentes de empleo.


Cifras oficiales de la Coordinación de Apoyo al Migrante en Hidalgo y en el Extranjero, que preside Carmen Dorantes, indican que 11 mil 766 paisanos fueron deportados y otros más se acogieron al programa de repatriaciones voluntarias de enero a septiembre de 2011.


"A lo largo de nueve meses, algunos hidalguenses fueron repatriados voluntariamente por seguridad y desempleo, otros fueron deportados en su momento, finalmente hay algunos casos de éxito de gente que llegó a invertir al estado", dijo la funcionaria.


Para Dorantes, los migrantes de hoy no viven la misma circunstancia que en 1992.


"Había menos inseguridad, el problema era morir deshidratado en el desierto, perderte o que te detuviera la migra e incluso morir por el piquete de un animal, ahora la amenaza es la delincuencia organizada y su colusión con los polleros, luego la falta de empleo, los bajos salarios, la criminalización de la migración y el racismo", enumeró.


Fernando Salvador, líder de los migrantes indígenas del Valle del Mezquital, aseguró que los hidalguenses fueron regresando a sus lugares de origen a lo largo del año por la falta de empleo y porque el acoso en contra de los latinos se recrudeció de tal manera que ya no había servicios básicos para ellos ni sus familias.


"Hay cifras oficiales, pero la realidad supera todo, hay registros de retornos masivos de jóvenes, de gente que se fue con la ilusión de ahorrar para construir su casa, comprar una troca y hasta para poner un negocio y pues nada, regresaron con las manos vacías", señaló.


El sueño americano, se esfumó en miles de hogares del estado de Hidalgo, sueño que le dejó a la entidad 71 muertes en 2011 por enfermedades renales, cancerígenas y en accidentes automovilísticos en los lugares donde residían.


La esperanza de las familias y hasta de las propias autoridades del Gobierno del Estado, radica en que si bien en solo un año regresaron alrededor de 20 mil migrantes para quedarse, existen más de 250 mil hidalguenses que se permanecerán en Estados Unidos gracias a que obtuvieron la ciudadanía o gozan de una fuente de empleo estable y no son amenazados ni perseguidos por las leyes y en este sentido seguirán llegando las remesas.


"Hay miles de hidalguenses que sí tienen la ciudadanía, un trabajo estable e incluso negocios exitosos y eso nos permitirá que sigan llegando las remesas a nuestro Estado", apuntó la coordinadora de Atención al Migrante.


“Ya no se puede”.- Juan José Ortega, es vecino de la comunidad de Jaltepec, en Cuautepec, municipio relativamente nuevo al fenómeno de la migración, pero que desde hace 15 años, las cifras han ido en aumento.


Ortega pagó 2 mil 300 dólares al pollero que lo llevó a Chicago, pero considera que no valió la pena porque se regresó antes de un año.


Señala que la falta de empleo y la inestabilidad de su situación económica, lo obligaron a regresar a Hidalgo, pues de trabajar en fábricas de dulce o áreas de limpieza de restaurantes y hoteles, de plano hubo momentos en que no encontraba empleo.


"Me regresé porque ya no había trabajo, busqué, pero nunca tuve algo de planta, iba dispuesto a quedarme algunos años, pero no se pudo, tardaba semanas para conseguir algo, a lo mejor regreso pero ahora no está dentro de mis planes.


"Uno va a echarle ganas, pero ya no se puede. Está difícil, hay muchos que se regresan, es mejor estar con la familia", confiesa.


Eliseo Pérez, es padre de migrantes, a él ya se le fueron tres hijos de Cuautepec, una comunidad donde la gente vive de un campo que ya casi no produce y donde los hombres se enrolan como peones o son albañiles.


"Pagando polleros no hay de otra, uno de mis hijos tenía 17 años de estar lejos, ahorita se acaban de ir, sólo estuvo 15 días acá", dice con lágrimas.


"No van seguros, van arriesgándolo todo, contrataron a los polleros pero ya nada es seguro", dice preocupado.


Para Héctor Trejo, la experiencia migratoria no ha sido ni buena ni mala, desde hace 12 años se ha enrolado a ir y venir con la ayuda de polleros.


"Para ir allá, hay que saber a qué se va uno a enfrentar, a veces no hay empleo, pero debes buscar no sólo en lo que te gusta, sino donde te paguen y te paguen bien porque hay que mandar plata a la familia que se queda aquí, asegura.


Tras poco más de dos meses de estancia en la región de Tulancingo, a más tardar el 15 de enero regresará a Estados Unidos.


La otra cara de la migración es la de Claudio Vargas Granillo, regresó de Estados Unidos para probar suerte en su pueblo natal; junto con su familia, regresó con lo que pudo del menaje de su casa y con todos sus ahorros, el sueño ahora es triunfar en México, así como lo hizo en un país que no era el suyo.


La apuesta es comprar un terreno, construir casas para rentarlas, lo suyo, dice, será el negocio inmobiliario pues pretende vivir de sus rentas aunque la opción no se cierra ahí, pues en 6 meses si no se concreta su negocio retornará a Nebraska, donde radicó durante 15 años.


"Ahora vengo a probar suerte a México ya fui a otro país y la hice, regresé con mi inversión voy a comprar terrenos y voy a construir para poder vivir de mis rentas, Ya es un hecho que voy a construir departamentos, antes tenía un tráiler, pero no fue negocio", señala.


"Vamos a hacer la lucha, pero si esto no funciona nos vamos a regresar", dice.


Vargas Granillo, entra y sale de México, gracias a que tiene documentos, una de las características que marcan la diferencia con el resto de indocumentados que sufren toda la travesía en la frontera a manos de polleros, en el desierto o en el río Bravo.


El migrante, sostiene que él, se arriesgó a traer su inversión, por eso pidió al gobierno del estado, darle apertura y seguridad a las remesas para que los paisanos puedan invertir en la generación de las fuentes de empleo y los jóvenes dejen de viajar a los Estados Unidos.


"Yo creo que hay personas que quisieran regresar a México, pero tienen miedo de fracasar por eso prefieren quedarse allá a pesar de que ya casi todo está en su contra.


 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Estados
· Noticias de cartamesoamericana


Noticia más leída sobre Estados:
Las pandillas marcan a San Martín Peras, Oaxaca


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Carta Mesoamericana, Tu portal sin fronteras info@cartamesoamericana.com
Puedes sindicar nuestras noticias usando los archivos backend.php o ultramode.txt

Página Generada en: 0.06 Segundos