Carta Mesoamericana
Secciones Acceso a tu cuenta Publicidad

Imagen del día

Antes del arribo de Donald Trump y su corte de millonarios al gobierno de Estados Unidos, por primera vez en cuatro décadas, la marea migratoria tuvo un notorio descenso que podría comenzar a mostrar una nueva tendencia, según un estudio hecho por el Pew Hispanic Center (PHC), integrado por un notable grupo de científicos sociales de Washington que estudia los movimientos migratorios.





Menú
· Inicio
· Ayuda
· Blogs
· Búsqueda
· Cartas al editor
· Chat
· Contactos
· Contador
· Contenidos
· Descargas y pods
· Encuestas
· Enlaces
· Envíar una Noticia
· Galería
· Multimedia
· Noticias más leídas
· Noticias por mes
· Portatil
· publicidad
· Recomendarnos
· Secciones
· Tu cuenta
· videoconferencia

Noticia destacada
Hoy aún no hay una Gran Historia.

Medio Ambiente


Enlace especial

Publicidad

Síntesis periodística


Carta Mesoamericana

Opinión


Especiales de Ecología

Observatorio

   

Astl.tv

  
Las pandillas marcan a San Martín Peras, Oaxaca
Enviado el Sunday, 21 February a las 22:47:28
Tópico: Estados
* Un pueblo de migrantes relega estudios.
* Jóvenes oaxaqueños truncan escuela por emigrar.
* Leyendas extrañas para la mayoría de los mixtecos.
* Imitación de las bandas de California.


Redacción / Carta Mesoamericana
San Martín Peras, Oaxaca



Hace unos dos años, en los muros de adobe de San Martín Peras comenzaron a aparecer leyendas extrañas para la mayoría de los mixtecos. Escritas con aerosol azul o negro se leían frases como "Barrio Pobre" y "Locos Sur 13".

Así se llaman las dos pandillas formadas por jóvenes que regresan temporalmente de Estados Unidos, imitando a las bandas de los barrios de California.

Al principio, cuando aún estaban tiernitas, las pandillas de aquí sólo marcaban su territorio con pintas en los muros de la clínica, las casas, la escuela. Ni el Palacio Municipal se salvó. Una mañana, las paredes color paja amanecieron pintadas; días después, los vidrios de las tres patrullas policiales, rotos.

La mayoría de los muchachos que pertenecen a las pandillas deberían estar en el bachillerato, pero el director Adán Joaquín Blanco tiene poco qué ofrecerles, ni siquiera tiene un salón para enseñar.

Las clases del bachillerato, donde estudian 54 alumnos, se toman en oficinas y salón de juntas que la Presidencia Municipal presta porque la construcción de la escuela está a medias, no tiene inmobiliario ni baños, además de que los alumnos requerirán transporte para llegar a él, porque está ubicado afuera de la cabecera.

"La educación es vista como una pérdida de tiempo. A los muchachos no les convence sentarse a escuchar la clase si al final su destino será irse al norte del País o a Estados Unidos, como se fueron sus hermanos, sus tíos, sus papás", lamenta Adán la noche en que el pueblo está de fiesta porque acaban de inaugurar tres kilómetros de tramo carretero. En el patio de la Presidencia Municipal algunos hombres y mujeres bailan a brinquitos y el resto los mira sentados en círculo comiendo carne enchilada y bebiendo cerveza.

Pero Adán no es parte de la celebración.

"Es triste cuando los alumnos se van antes de terminar el semestre. No les atrae, no le ven sentido a la escuela. A veces no sé qué decirles, menos cuando llegan los que se fueron al norte con sus camionetas o empiezan a construir su casa de material. ¿Cómo luchar contra eso? A veces también caigo en la razón de ellos", dice camino a su casa.

Hay otras leyendas en las bardas de Peras, pero estas fueron pintadas por los promotores de educación. En una de ellas se lee "Saber leer y escribir te salva la vida", en otra "En la escuela está la salvación de la Patria". Una ironía cuando uno conoce la primaria de la comunidad Santa Cruz.

La escuela es un pequeño cuarto de adobe, piso de tierra y techo de lámina de cartón sin puertas ni ventanas, sin baños ni agua. En su interior hay unas 30 butacas amontonadas porque el otro salón se desgajó, así nomás a media clase se hundió el piso de tierra. En las paredes de este cuarto aún hay folios pegados con la última lección que ahí se alcanzó a dar.

A Francisca Cruz, abuela de 3 niños que estudian en ese cuarto, le gustaría ver alguna autoridad que entregara material para reparar el salón y colocarle puertas y ventanas. Pero desde la pequeña ventana de su casa sólo ve pasar al camión repartidor de refresco o de leche que va a las comunidades más alejadas. Allá donde no llega la autoridad.

En cualquiera de las casas esparcidas de Peras se puede encontrar a una menor como Sofía Perea. La niña de 14 años le ayuda a su mamá con los quehaceres de la casa, mientras ve en la televisión "La familia peluche". Hace un año terminó la primaria y ya no continuó en la secundaria porque la escuela está a hora y media de camino.

Si el Albergue Escolar Indígena de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas tuviera mayor capacidad, quizá Sofía -y otros jóvenes que quieran estudiar el bachillerato- continuaría en la secundaria.

De mayor éxodo

San Martín Peras es uno de los principales expulsores de migrantes de Oaxaca:

29.32 tasa de alfabetización.

1,246 población alfabetizada mayor de 15 años.

50% de la población emigra a BC, Sinaloa y Chihuahua.

 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Estados
· Noticias de cartamesoamericana


Noticia más leída sobre Estados:
Las pandillas marcan a San Martín Peras, Oaxaca


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 3.71
votos: 7


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Carta Mesoamericana, Tu portal sin fronteras info@cartamesoamericana.com
Puedes sindicar nuestras noticias usando los archivos backend.php o ultramode.txt

Página Generada en: 0.06 Segundos