Carta Mesoamericana
Secciones Acceso a tu cuenta Publicidad

Imagen del día

Antes del arribo de Donald Trump y su corte de millonarios al gobierno de Estados Unidos, por primera vez en cuatro décadas, la marea migratoria tuvo un notorio descenso que podría comenzar a mostrar una nueva tendencia, según un estudio hecho por el Pew Hispanic Center (PHC), integrado por un notable grupo de científicos sociales de Washington que estudia los movimientos migratorios.

“En concreto, el flujo neto de migrantes entre México y Estados Unidos se ha reducido a cero por primera vez en el lapso antes mencionado. El cambio de tendencia supone el estancamiento de la oleada migratoria más importante en la historia estadounidense”, refiere PHC, contrariando así las expresiones oficiales, con alto contenido xenófobo y racista.




Menú
· Inicio
· Ayuda
· Blogs
· Búsqueda
· Cartas al editor
· Chat
· Contactos
· Contador
· Contenidos
· Descargas y pods
· Encuestas
· Enlaces
· Envíar una Noticia
· Galería
· Multimedia
· Noticias más leídas
· Noticias por mes
· Portatil
· publicidad
· Recomendarnos
· Secciones
· Tu cuenta
· videoconferencia

Encuesta
La derrota demócrata cancelará la reforma migratoria

Si
No
No se



Resultados
Encuestas

votos 418

Noticia destacada
Hoy aún no hay una Gran Historia.

Medio Ambiente


Enlace especial

Publicidad

Síntesis periodística


Carta Mesoamericana

Opinión


Especiales de Ecología

Observatorio

   

Astl.tv

  
La UNAM obtuvo el Premio Príncipe de Asturias
Enviado el Sunday, 14 June a las 00:55:02
Tópico: Educación
* Es por su impulso al humanismo, la democracia y la libertad.
* Es la primera universidad pública en conseguir la distinción
* Los apoyos permitieron su elección en lugar de The New York Times.
* Abrir puertas a exiliados, otro de sus grandes méritos.
* El galardón se ha entregado a diez mexicanos desde 1981.
* Satisfacción generalizada en ámbitos políticos y académicos.

Redacción / Carta Mesoamericana
Madrid, España


La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) fue reconocida con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, con lo que se rinde un homenaje a su permanente labor de impulsar corrientes de pensamiento humanístico, liberal y democrático en América.

La institución se convierte así en la primera universidad pública en recibir este prestigioso galardón, cuya candidatura concitó numerosos apoyos de México y de España –más de mil 500–, que permitieron su elección en lugar del diario estadounidense The New York Times, su rival en las últimas votaciones.

La UNAM, con más de 300 mil estudiantes y de 34 mil profesores, es la más grande e influyente de Latinoamérica. Sus casi cien años de historia –desde su fundación en 1910– han sido cruciales para valorar su importancia no sólo para nuestro país, sino para el conjunto de América Latina.

El jurado, integrado por intelectuales, académicos y representantes de la cultura, otorgó un valor extraordinario a la impronta que ha dejado la UNAM en distintos periodos históricos, como la forma en que recibió en 1939 a los exiliados republicanos españoles, refiriéndose a los catedráticos e investigadores, que se unieron de inmediato a las filas de su plantilla de profesores.

El acta del jurado, leída en Oviedo, destaca: “La UNAM ha sido el modelo académico y formativo para muchas generaciones de estudiantes y ha nutrido el ámbito iberoamericano de valiosísimos intelectuales y científicos. Esta institución acogió con generosidad a ilustres personalidades del exilio español de la posguerra, al tiempo que ha impulsado poderosas corrientes de pensamiento humanístico, liberal y democrático en América y ha extendido su decisivo influjo creando una extraordinaria variedad de instituciones que amplían el mundo académico y lo entroncan en la sociedad a la que sirven”.

La larga y prolífica historia de la UNAM –que se remonta a 1551, cuando se fundó la Real y Pontificia Universidad de México– fue un argumento incontestable para el jurado.

La candidatura la presentó el embajador de España en México, Carmelo Angulo Barturen, y contó con el apoyo inmediato de numerosas personalidades de este país, entre ellos los ministros de Relaciones Exteriores y de Educación, Miguel Ángel Moratinos y Ángel Gabilondo, rector de la Universidad Autónoma de Madrid.

La propuesta también recibió el apoyo de otros galardonados con este premio en versiones anteriores, como el Nobel colombiano Gabriel García Márquez, Francisco Bolívar Zapata, Marcos Moshinsky, Ricardo Miledi, Antonio García Bellido, Pablo Rudomín, Carlos Fuentes y El Colegio de México.

Uno de los aspectos que más valoró el jurado fue la capacidad de la universidad para aportar análisis y alternativas en la solución de graves problemas que aquejan a México.

En 2007, la UNAM obtuvo otro reconocimiento al ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, y año con año crece en el escalafón de los centros universitarios de mayor prestigio en el mundo.

La encuesta más reciente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas situó a la UNAM en el lugar 44 a escala internacional, con lo que es la institución docente de más prestigio de Iberoamérica.

Asimismo, el jurado valoró otro dato incontestable: los tres premios Nobel de México pertenecieron a la UNAM, Octavio Paz, (Literatura) Alfonso García Robles (Paz) y Mario Molina (Química).

Entre las reacciones al galardón destacó la del propio príncipe Felipe de Borbón, quien no suele valorar el dictamen del jurado el mismo día de su publicación; pero en esta ocasión reconoció su satisfacción por esta decisión, y recordó la generosidad de la UNAM con los intelectuales españoles en tiempos difíciles, además de exaltar la excelencia de su tradición académica, su influencia y compromiso solidarios con el desarrollo cultural del continente iberoamericano.

Moratinos insistió en que el galardón es muy merecido, mientras el ministro Gabilondo señaló que la UNAM es centro de irradiación que ha contribuido al desarrollo de las humanidades, donde el destierro se convirtió en transtierro para los exiliados en México.

Hogar de exiliados

El secretario general de la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura, Álvaro Marchesi, dijo: “Es una gran noticia para todos que se reconozca a una institución que lleva décadas formando profesionales útiles para la sociedad, y recordemos que la UNAM abrió sus puertas a los perseguidos políticos que huyeron de las dictaduras que asolaron América Latina en el siglo pasado”.

Antonio Suárez, empresario asturiano afincado en México y miembro de la Fundación Príncipe de Asturias, se felicitó por el galardón, al sostener: “La UNAM representa el alma de México, es la casa mater que va más allá de una casa de estudios; es el universo donde se confrontan ideas y cuna de grandes pensadores, y este premio elevará la moral de los mexicanos”.

El presidente de la Asociación Iberoamericana de la Comunicación, Carlos Fernández Collado, consideró: “Esto traerá esperanza, en el sentido de revalorizar el pensamiento iberoamericano”.

El catedrático de literatura de la Universidad de Salamanca Ricardo Senabre, presidente del jurado, señaló que la UNAM ha derramado su sabor y el amor a la libertad por toda América.

Otro miembro del jurado, el prestigioso editor alemán Han Meinke, afirmó: “La UNAM es un fenómeno único en el mundo hispánico, tanto por su labor académica como por su implicación en la vida social y cultural”.

El galardón, dotado de 50 mil euros (70 mil dólares) y una escultura de Joan Miró, se entregará en Oviedo, capital de Asturias, y la UNAM compartirá escenario con los otros galardonados este año, entre ellos el arquitecto Norman Foster, la Organización Mundial de la Salud y el naturalista británico David Attenborough.

Décimo reconocimiento

Desde 1981 a la fecha diez mexicanos han conseguido el Premio Príncipe de Asturias.

1999, Ricardo Miledi. Área: Investigación Científica y Técnica.*
1994, Carlos Fuentes. Área. Letras.*
1993, Silvio Zavala Vallado. Área Ciencias Sociales.*
1991, Francisco Bolívar Zapata. Área: Investigación Científica y Técnica.*
1989, Guido Münch. Área: Investigación Científica y Técnica.*
1988, Marcos Moshinsky. Área: Investigación Científica y Técnica.*
1987, Pablo Rudomín. Área: Investigación Científica y Técnica.
1985, Emilio Rusenblueth. Área: Investigación Científica y Técnica.*
1983. Juan Rulfo. Área: Letras.
1981, José López Portillo. Área: Cooperación Internacional.*
* Egresados de la UNAM.

Este galardón se ha otorgado a tres instituciones y a una revista.
2009, Universidad Nacional Autónoma de México. Área: Comunicación y Humanidades.
2001, El Colegio de México. Área: Ciencias Sociales.
1989, Fondo de Cultura Económica. Área: Comunicación y Humanidades.
La revista cultural Vuelta, fundada por Octavio Paz, obtuvo el premio en el área de Comunicación y Humanidades en 1993.

Superó a Alemania, Francia y Estados Unidos

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) fue distinguida con el Premio Príncipe de Asturias en el área de Comunicación y Humanidades 2009, porque a lo largo de diez años ha sido el modelo académico de muchas generaciones de estudiantes de diversos países y ha nutrido el ámbito iberoamericano de valiosos intelectuales y científicos.

El galardón, surgido en 1981, se otorga a la persona o institución cuya labor creadora o de investigación represente una aportación relevante a la cultura universal en esos campos.

El rector de la UNAM, José Narro Robles, indicó que el premio es el resultado del trabajo y dedicación de muchas generaciones de universitarios. “No es un reconocimiento a una obra ni a un momento especial, es un reconocimiento hecho a una trayectoria, y las trayectorias de las instituciones las configuran no los hombres, no las mujeres, sino las generaciones (...) Nos toca hoy cosechar un reconocimiento de enorme valía y gran trascendencia, recogiendo lo sembrado a lo largo de muchas generaciones”.

Agradeció al embajador de España en México, Carmelo Angulo, el haber presentado ante la Fundación Príncipe de Asturias la candidatura, a los universitarios y a quienes apoyaron la propuesta.

Esto, señaló, representa un argumento más para continuar luchando por mayor presupuesto para la enseñanza superior pública en el país. “Da fuerza para asegurarle a la sociedad y a las estructuras del Estado nacional, en particular al Poder Legislativo, que termina siendo el que otorga los recursos, que ese es el camino: hay que apoyar a las instituciones públicas de educación superior, de ciencia, de investigación y de difusión de la cultura”.

Narro Robles alertó además que representaría un gravísimo error no ponderar ni valorar las humanidades, las ciencias sociales y las bellas artes, indispensables para el desarrollo del país y de los mexicanos.

Aseveró que la obtención del premio representa una gran satisfacción no sólo para los universitarios, sino para todos los mexicanos, porque se trata de la universidad de la nación. Y agregó que implica un mayor compromiso para la UNAM, para analizar y resolver los problemas del país, así como continuar formando a las futuras generaciones de profesionales para que éstas cosechen lo que ahora se siembra.

Por su parte, el embajador de España en México aseguró que la UNAM ganó el premio Príncipe de Asturias con todos los méritos y reconocimientos por su fortaleza institucional, la calidad y variedad de su oferta académica y de investigación, y advirtió que la única manera de que un país avance es con el impulso a la formación de profesionales.

“Bajo la percepción española, la educación no es un gasto, es una inversión de altísima rentabilidad. Ahí está la clave del cambio de mentalidad de este momento”, dijo el diplomático, y subrayó que el premio dará una imagen diferente de México.

“Estamos acostumbrados en el mundo, y también en España, a ver imágenes que no nos gustaría que se propagasen en noticias insidiosas, a veces noticias delicadas que devalúan –ante el espectador o lector si no están informados– al propio país. Con el galardón resalta la capacidad creativa de la nación”.

Origen de la candidatura

El proceso inició en febrero pasado, cuando a propuesta de un grupo de exiliados españoles –entre ellos Jaime Ruiz Baena y Antonio Suárez– Angulo formalizó la candidatura de la casa de estudios al galardón.

La decisión no fue sencilla, en el proceso participaron candidaturas procedentes de Alemania, Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos, Emiratos Árabes Unidos, Eslovenia, Francia, Irán, México, Reino Unido y España.

Al final, la UNAM compitió contra el reconocido diario estadounidense The New York Times, imponiéndose a éste por 22 votos contra dos.

El premio será entregado el próximo 23 de octubre, en Oviedo, España, por el heredero de la corona, Felipe de Borbón.

En 2008 se concedió ese reconocimiento, en el área de Comunicación y Humanidades, al buscador de Internet Google; en 2007 fueron galardonadas las revistas internacionales Science y Nature, y un año antes lo obtuvo la National Geographic Society. También han obtenido ese galardón en esta categoría los escritores Umberto Eco, George Steiner y Ryszard Kapuscinski.

La UNAM es la universidad pública más importante de México e Iberoamérica, heredera de la Real y Pontificia Universidad de México –fundada en 1551 con el modelo de la Universidad de Salamanca–, cuyo inicio en la historia contemporánea se remonta a 1910, cuando obtuvo el carácter de Universidad Nacional.

En 1929, fruto de la movilización social y de su comunidad, el gobierno federal le concedió la autonomía, y en años recientes la UNAM se ha colocado en el listado de las mejores universidades a escala mundial, además de que en 2005 el campus de Ciudad Universitaria fue declarado Monumento Artístico de la Nación.

Revisar el presupuesto

“Es un orgullo para los mexicanos”, señalaron funcionarios y rectores, además de que la Comisión Permanente del Congreso felicitó a la UNAM por obtener el premio Príncipe de Asturias en la categoría de Comunicación y Humanidades, al destacar que este galardón representa un orgullo para los mexicanos.

Así se reconoce la estatura nacional e internacional de la universidad, y se reafirma que es la más clara y simbólica expresión del proyecto social y democrático de nuestro país, que honra a nuestra máxima casa de estudios como el centro por excelencia de la difusión académica, cultural y científica, y la confirma como un importante referente de México ante el mundo.

El titular de la Secretaría de Educación Pública, Alonso Lujambio, expresó que con este galardón, la institución nuevamente proclama ante el mundo la capacidad de los universitarios mexicanos para contribuir a la construcción de una sociedad más sabia, más equitativa y más justa.

Mientras, el secretario ejecutivo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, Rafael López Castañares, sostuvo que el galardón llena de orgullo a todos los universitarios, porque con él se constata que las instituciones públicas del país sí pueden alcanzar metas extraordinarias.

Javier Melgoza, secretario general de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), enfatizó que este reconocimiento distingue a la UNAM, pero también al resto de las instituciones públicas del país, al colocar en el plano nacional e internacional el importante papel que realizan como parte de un Estado que debe estar comprometido con la excelencia académica y la calidad de la educación.

En el Senado, la Comisión Permanente del Congreso de la Unión también felicitó a la Universidad Nacional y a su rector, José Narro Robles. La presidencia de la misma, difundió un mensaje a la comunidad universitaria, en el que se destaca que la institución es merecedora, indudablemente, de ese premio.

Javier González Garza, coordinador de los diputados del PRD, resaltó a su vez: “Estamos orgullosos de nuestra universidad y muy contentos por este premio”. Con ello se rompen, recalcó, ideas elitistas de que la cantidad va en contra de la calidad, ya que la UNAM es una universidad pública masiva de mucha calidad.

Igualmente, el coordinador de los senadores del PT, Ricardo Monreal, consideró que el reconocimiento español y otros galardones recibidos por la UNAM terminan con los intentos de descalificar a la universidad pública, ya que aquélla recobra su prestigio frente a otras instituciones del mundo.

Monreal y González Garza coincidieron en señalar que además de estar contentos y satisfechos con el premio, los legisladores deberán revisar el presupuesto de la UNAM, ya que es insuficiente para dar cabida a los miles de jóvenes que cada año tratan de ingresar a la institución sin lograrlo por falta de cupo, y hay que dar a la universidad el impulso financiero que requiere.

En la Cámara de Diputados, el presidente de la Comisión de Cultura, Alfonso Suárez del Real, calificó el hecho como gratificante, en medio del marasmo en que se encuentra el país.

El mérito de la UNAM

El pasado 10 de junio, en una ceremonia realizada en Oviedo, España, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) fue proclamada ganadora del Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2009, en un acto en el cual el jurado del galardón destacó la vasta influencia de la máxima casa de estudios en el ámbito iberoamericano y la calificó como el modelo académico y formativo para muchas generaciones de estudiantes de diversos países.

De esta forma, el Estado español reconocíó la trascendencia nacional e internacional de la UNAM, la más importante institución académica de América Latina, la principal formadora de cuadros de profesionistas del país, el principal centro de generación de conocimiento en México, su mayor instancia de investigación científica y tecnológica y una empresa humana con cinco siglos de historia.

El historiador José Iturriaga puso esa trayectoria en perspectiva al puntualizar que, cuando los bisontes aún pastaban en Manhattan, México contaba ya con una universidad en la que se enseñaba teología, humanidades y filosofía.

Asimismo, la UNAM constituye el más importante foco de difusión y preservación de la cultura y es, en sí misma, un importante conglomerado editorial y mediático, además de ser depositaria de la Biblioteca y la Hemeroteca Nacionales y poseer uno de los acervos fílmicos y bibliográficos más vastos del planeta.

Es un espacio invaluable para la pluralidad, el análisis y la reflexión de la realidad de México y del mundo, desempeña un papel activo y destacado en la defensa de la educación pública en general, y posee destacada presencia, prestigio y fuerza moral en todo el territorio nacional.

Por añadidura, a lo largo del siglo pasado la UNAM ofreció espacios laborales y de vida a incontables académicos, exiliados políticos o refugiados económicos provenientes de España, Latinoamérica, Europa del este y otras partes del mundo, que encontraron en esa institución la libertad o la dignidad profesional que les habían sido negadas en sus lugares de origen.

Es significativo que, de acuerdo con declaraciones del embajador de España en México, Carmelo Angulo, hayan sido los propios representantes del exilio republicano español quienes propusieron a la máxima casa de estudios como candidata al Premio Príncipe de Asturias.

Las constantes muestras de reconocimiento de que es objeto esta institución, y las valiosas aportaciones que realiza al desarrollo del país, a la cultura y al bienestar social, no se reflejan, sin embargo, en el trato que recibe por parte del gobierno federal.

Por el contrario, la UNAM, al igual que el resto de las universidades públicas, ha enfrentado, durante las últimas administraciones, un implacable acoso presupuestal, expresión del desdén del que es objeto la enseñanza superior estatal por el modelo económico neoliberal y privatizador aún vigente.

En esta lógica lamentable y contraria a los intereses del país, durante sus primeros tres años el gobierno ha buscado reducir los recursos destinados a la UNAM y a otras universidades públicas, en concordancia con una política económica que preconiza la disminución de estas instituciones en beneficio de las privadas y que excluye, de esa manera, a los estudiantes de bajos recursos de los ciclos de educación superior, sin reparar en el enorme costo social que ello conlleva: a fin de cuentas, los centros universitarios del Estado desempeñan funciones de contención de tensiones sociales que, en las circunstancias presentes, están a la alza.

Ante tales consideraciones, la distinción de que se ha hecho acreedora la máxima casa de estudios del país es doblemente meritoria y cabe hacer votos por que este reconocimiento abra los ojos del grupo que detenta el poder a la necesidad de replantear el papel de las universidades públicas a escala nacional y de emprender, cuanto antes, un proceso de dignificación presupuestal de las mismas.

Esta medida, procedente y necesaria bajo cualquier circunstancia, lo es aún más en una coyuntura como la actual, en la que las adversidades económicas hacen impostergable la reorientación de los recursos públicos a la educación, a efecto de garantizar el desarrollo y la viabilidad del país.

 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Educación
· Noticias de cartamesoamericana


Noticia más leída sobre Educación:
Programa Binacional de Educación Migrante


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 0
votos: 0

Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Carta Mesoamericana, Tu portal sin fronteras info@cartamesoamericana.com
Puedes sindicar nuestras noticias usando los archivos backend.php o ultramode.txt

Página Generada en: 0.06 Segundos