Carta Mesoamericana
Secciones Acceso a tu cuenta Publicidad

Imagen del día

Antes del arribo de Donald Trump y su corte de millonarios al gobierno de Estados Unidos, por primera vez en cuatro décadas, la marea migratoria tuvo un notorio descenso que podría comenzar a mostrar una nueva tendencia, según un estudio hecho por el Pew Hispanic Center (PHC), integrado por un notable grupo de científicos sociales de Washington que estudia los movimientos migratorios.





Menú
· Inicio
· Ayuda
· Blogs
· Búsqueda
· Cartas al editor
· Chat
· Contactos
· Contador
· Contenidos
· Descargas y pods
· Encuestas
· Enlaces
· Envíar una Noticia
· Galería
· Multimedia
· Noticias más leídas
· Noticias por mes
· Portatil
· publicidad
· Recomendarnos
· Secciones
· Tu cuenta
· videoconferencia

Noticia destacada
Hoy aún no hay una Gran Historia.

Medio Ambiente


Enlace especial

Publicidad

Síntesis periodística


Carta Mesoamericana

Opinión


Especiales de Ecología

Observatorio

   

Astl.tv

  
López Lomong, niño migrante de la guerra, abanderado olímpico de Estados Unidos
Enviado el Sunday, 10 August a las 23:13:42
Tópico: Deportes
* Llevar la bandera de  barras y estrellas quitó carga política a su gesto.
* Esta es la estremecedora historia de quien se llamó Lopepe.
* Una monja española le cambio el nombre cuando lo daban por muerto.

Redacción / Carta Mesoamericana
Beijing, China



Los últimos días de la concentración de Dalian, en las afueras de Beijing, el corredor de fondo López Lomong los dedicó a entrenar y a hacer campaña interna entre sus compañeros para el puesto de abanderado de Estados Unidos en el desfile inaugural y ganó.

El 8 de agosto, de blazer azul marino, pantalones, camisa y gorra blancos, portó orgulloso la enseña de las barras y estrellas. "Una alegría y un honor", había declarado antes Lomong, de 23 años. Nada más, sin más. Simplemente hizo recordar al mundo la tragedia de una guerra injusta como todas, el mismo día en que se desataba un conflicto bélico entre Rusia y Georgia con sus secuelas de violencia, dolor y sangre.

Dejó a los demás la tarea de profundizar más en el simbolismo de que fuera él, un niño de la guerra de Sudán, uno de los millones de víctimas de la tragedia de Darfur, quien encabezara la presencia estadounidense en el corazón de la capital de China, el país que más críticas ha recibido por su participación en el conflicto africano que ha dejado miles de muertos y millones de desplazados y refugiados.

López Lomong prefirió contar su historia. "Una bella historia humana", como sintetizó Peter Ueberroth, presidente del Comité Olímpico de Estados Unidos, quien durante una conferencia de prensa vigiló que el relato de Lomong no acabara convirtiéndose en una proclama antichina.

Un domingo, contó Lomong, cuando tenía seis años, las tropas progubernamentales entraron en la iglesia donde asistía a misa y secuestraron a todos los niños y se los llevaron a un campamento, donde deberían convertirlos en niños-soldado.

Allí les daban de comer sorgo mezclado con arena, vio morir a decenas de otros niños víctimas de la disentería, y huyó una noche sin luna con otros tres niños un poco mayores, -"mis ángeles", los llamó- con quienes durante tres días corrió sin parar hacia el sur -"cuando nos quedábamos dormidos por la noche, teníamos cuidado de hacerlo mirando hacia donde teníamos que seguir corriendo al día siguiente, para no volver por donde habíamos llegado"- hasta que en la frontera keniana unos soldados dedujeron que eran refugiados al ver que no sabían suahili.

Vivió en un campo de refugiados, donde una monja española castellanizó en López su verdadero nombre, Lopepe, quien aprendió a leer y escribir sin papel ni pizarra, haciendo signos con un palo en la arena, jugando al fútbol con una pelota hecha de papeles, y sobrevivir comiendo una vez al día maíz donado por Estados Unidos.

Decidió hacerse atleta después de ver, en una televisión de un poblado cercano, a Michael Johnson ganar la medalla de oro de los 400 metros en los Juegos de Sidney en 2000.

El año siguiente le tocó la lotería. Un cura le dijo que había un cupo de 3.500 jóvenes que podían ser acogidos por familias en Estados Unidos. Escribió su historia en un trozo de papel. Logró que se la tradujeran. Emocionó a los funcionarios de la embajada americana en Nairobi. Fue seleccionado. Tres semanas después aterrizó en Nueva York con 16 años. Vivió con la familia Rogers. Se hizo atleta. Se convirtió en uno de los mejores de Estados Unidos en los 1.500 metros. En 2007 logró la nacionalidad estadounidense. En junio pasado logró plaza para los Juegos Olímpicos.

"Decir que vivo un sueño no vale para describir todo lo que siento", dijo Lomong. "Imagínenselo: hace ocho años yo estaba en un campo de refugiados". El atleta ha escrito un libro con su historia, que antes de convertirle en Beiging en su símbolo pacifista, le llevó de vuelta a Sudán por primera vez las navidades pasadas.

Después, su madre dio con él en Estados Unidos. Cuando regresó a Sudán su madre le llevó ante un pequeño túmulo de piedras. "Ésta es tu tumba", le dijo. "Pensábamos que te habías muerto". "Pero no, yo estoy aquí, yo no he muerto", le respondió el joven.

Antes de llegar a China, Lomong, miembro de la asociación Team Darfur, envió un mensaje al gobierno sudanés para que dejara de matar y al chino, para que dejara de apoyarlo, "pues las armas no sirven para defender el país, sino para matar inocentes".

Pero ya en la capital china prefirió hablar de otras cosas, de la universalidad del deporte, del placer de reunirse con miles de deportistas. Prefirió contar su historia. "Antes corría para huir del peligro y de la muerte", dijo. "Ahora corro por deporte. Será un honor representar al país que me salvó y me guió".


 
Enlaces Relacionados
· Más Acerca de Deportes
· Noticias de cartamesoamericana


Noticia más leída sobre Deportes:
En Juegos Olímpicos, México gasta dinero y Brasil gana medallas


Votos del Artículo
Puntuación Promedio: 5
votos: 2


Por favor tómate un segundo y vota por este artículo:

Excelente
Muy Bueno
Bueno
Regular
Malo


Opciones

 Versión Imprimible Versión Imprimible


Carta Mesoamericana, Tu portal sin fronteras info@cartamesoamericana.com
Puedes sindicar nuestras noticias usando los archivos backend.php o ultramode.txt

Página Generada en: 0.06 Segundos